Efectos psicológicos del robo en el hogar

Aparte de las pérdidas materiales que implica un robo en nuestro hogar hay otros efectos psicológicos que también debes tener presente y prestarle la atención debida. En este artículo te expondremos algunos rasgos psicológicos que se pueden presentar después de un robo en tu casa.

Para no ser víctima de los ladronzuelos lo mejor será que protejas tu inmueble con buenas cerraduras y sistemas de seguridad que impidan el paso a los amigos de lo ajeno, para esto lo mejor que podemos sugerirte es que contrates a expertos, los líderes en el ramo de la cerrajería son los profesionales de Cerrajeros Parla 24 horas

Tras un robo en el hogar debes estar atento a los aspectos psicológicos y emocionales de toda la familia, tanto en los niños como en los adultos, ya que después de vivir sucesos de este tipo todos los miembros de la familia tienen la sensación de vulnerabilidad y fragilidad. También pueden presentar episodios de depresión, ansiedad, estrés y ataques de pánico.

Formas de robo en el hogar

Los robos en el hogar pueden ocurrir de dos maneras. La primera es que los propietarios estén en casa, lo que ocasiona mayores daños psicológicos, ya que por lo general las víctimas son maltratadas, además que ven como es destrozada su propiedad. La segunda forma es que la familia no esté en casa, en este caso los efectos psicológicos también están presentes pero en menor proporción. En ambas modalidades la parte psicológica requiere atención de nuestra parte. 

Estados psicológicos tras ser víctima de un robo en el hogar 

A continuación te describiremos algunos efectos psicológicos y emocionales que pueden padecer las familias luego de ser víctima de un robo en el hogar.

Miedo

El miedo está directamente relacionado con la sensación de inseguridad y vulnerabilidad que queda después de pasar por sucesos de este tipo. El miedo se apodera de los miembros del hogar, ya que existe el recelo y el temor de que la situación se repita.

Pánico 

Algunas personas creen que el miedo y el pánico es lo mismo y no es así. Aunque si están muy relacionados. El miedo  es un estado emocional que nos pone en alerta, este puede ser tratado aplicando algunas estrategias que nos permitan salir de dicho momento. Mientras que el pánico está asociado con reacciones desmesuradas e irracionales frente a diferentes momentos, en este caso si se recomienda buscar ayuda psicológica.  

Ansiedad

Algunas personas después de estos sucesos presentan episodios de ansiedad. Esto se produce al recordar el acontecimiento y conectarse con la idea de que puede volver a ocurrir. Los estados de ansiedad ocasionan aceleración del pulso, sudoración en las manos y sensación de vacío en el estómago.  Lo más recomendable es distraerse y buscar ayuda profesional en caso de que estos episodios se den con mucha frecuencia e intensidad. 

Insomnio

Otro de los síntomas que presentan las víctimas es la falta de sueño. Lo que altera mucho el descanso nocturno. Después de un robo en la casa las personas se ponen más en alerta y aunque están “dormidos” están pendientes de cualquier ruido y pensando en el momento del suceso. Ante esta situación lo mejor es acudir a un especialista que nos ayude con este problema. No dormir bien puede generar otros trastornos psicológicos. 

Depresión 

Tras el asalto en casa algunas víctimas padecen de malestar general y apatía ante todo. Además sienten cierta tristeza y nostalgia por las diferentes pérdidas materiales. Sí hubo maltrato en el momento del robo este síntoma puede agudizarse aún más. 

La intensidad de este efecto dependerá directamente de cómo se dio el suceso y de la magnitud de las pérdidas. Si sientes que esto se agudiza y que no sabes cómo gestionarlo lo más indicado es que visites a un especialista antes de que la situación empeore.